Ser freelance es un camino lleno de satisfacciones personales y logros profesionales, pero también puede llegar a ser una andadura plagada de adversidades y fracasos si no logras priorizar tus objetivos como profesional.

Hace un año mi idea de negocio empezó a brotar con unas ideas vagas y poco testadas, me encontraba en medio de un mar de inseguridades y miedos que muchas veces me inmovilizaban, sabía el modelo de negocio que quería pero me hacía falta ponerlo a prueba y sobre todo creer en ello.

Después de algunos errores y muchos aciertos he comprobado por cuenta propia las decisiones adecuadas e inadecuadas que se toman para que algunos procesos se ejecuten acertadamente o por el contrario dejar que una oportunidad de oro se te escape.

¿Profesional de éxito?
Lo primero que te diré al respeto de lograr el éxito es que los conceptos de “éxito” y “fracaso” van en función del significado que tú mismo le des a ello, la mayoría de las personas creen que el éxito se logra de la noche a la mañana y que si fallas debes quedarte con tu frustración y renunciar a volver a intentarlo.

Recuerdo que al mes de haber iniciado la aventura de emprender me enteré de una convocatoria para seleccionar a un diseñador gráfico para un proyecto que celebraba el fracaso, “¿celebrar el fracaso?” fue lo primero que me pregunté, la idea me chocó, jamás pensé que tal cosa se celebrase, todo ello revolucionó en mí el concepto de iniciar una idea de negocio ya que yo había crecido con la idea de que las palabras “negocio” y “éxito” habían nacido juntas como dos seres siameses, dos cosas inseparables.

El caso es que fuí seleccionado como el diseñador de las FuckUp Nights Zaragoza y a través de las historias de los fracasos empresariales de los ponentes pude comprobar lo importante que puede ser reducir tus expectativas de éxito y para que la sensación de fracaso disminuya.

Descubre tu especialidad
Lo que más me impulsó a lanzarme como emprendedor descubrir el branding como una especialidad dentro del diseño y como en realidad era lo que más me apasionaba, era el área del diseño gráfico en el que mis conocimientos eran más amplios y donde más experiencia tenía, eso hizo que mi interés por la materia se afinase de tal forma que adquirí nuevas habilidades comunicativas y mayor seguridad.

Descubrir tu especialidad hace que te diferencies de los demás emprendedores de tu profesión ya que nadie va a realizar tu trabajo como tu lo sabes hacer, eres un ser único con tus propias aptitudes.

Cuando descubres lo que de verdad te gusta sabrás cómo venderte mejor.

Concreta tu idea de negocio
Observa, investiga y construye una idea de negocio, da igual si es un mero borrador lo que importa en escribir las ideas; el tiempo y el aprendizaje te ayudarán a perfeccionar las estrategias de venta ya que el camino de un freelance es un sin fin de aprendizajes, de prototipos, de experimentos, de errores y aciertos.

Conecta con otros
Las relaciones públicas son fundamentales para darte cuenta que tu punto de vista y tu forma de trabajar puede ser útil a otras personas, conocer gente nueva te puede traer nuevas perspectivas sobre tu profesión y el mundo laboral, pronto te darás cuenta que compartir tus proyectos con otras personas genera una sinergia que impulsará tus ganas de seguir emprendiendo.

Poseer un contacto nuevo puede llevarte a un nuevo proyecto, encargo o cliente.

Haz un plan de acción
Plantea tus objetivos, que estos sean realistas y realizables, concretalos en el tiempo y determinar las estrategias que te llevarán a alcanzarlos.

No basta con soñar, para lograr lo que queremos es imprescindible tener un plan y más importante que trazar el camino es andarlo ya que si solo visualizamos nuestro sueño estos por sí solos no se realizarán.`

Yo he comprobado que trazando metas concretas con un plan de acción y constancia he podido conquistar objetivos que me he propuesto, desde diseñar organizar mi portafolio hasta gestionar mejor mi dinero.

Cree en tí
Nadie hará el trabajo como lo haces tú, tampoco esperes que los demás crean en tí antes que estés convencido de que puedas lograr lo que te propones. Crea tu propia realidad y construye tu proyecto, tu proyecto de emprendimiento solo necesita de tí, de tu esfuerzo y de tus ganas de que este se cumpla, todo lo demás irá sincronizandose si eres proactivo.

¡Te deseo éxito es todo lo que hagas!