Hoy quiero compartir las cosas más importantes que aprendí este año, condensadas en un post de despedida que tal vez te puedas sentir identificado o pueda servirte para empezar tu nuevo año.

El 2016 me dió la oportunidad de visualizar mis sueños, de desearlos y con ello arriesgarme a dar los primeros pasos para que se hicieran realidad, debo confesar que no empecé con buen pie, un acontecimiento muy personal desgarró el concepto que tenía sobre mí mismo, sin embargo ese episodio que sucedió justo el 1 de enero hizo que me fortaleciera como persona, se redefinieron en mi persona algunos aspectos que sin pensarlo me hacían daño pero que al cambiarlos me dieron un impulso tremendo.

Este año me permitió reconocer mis talentos, sacar el cuello de debajo del agua y respirar con tranquilidad, este año también me ha permitido aprender que la confianza en mí mismo y el optimismo son las mejores herramientas para afrontar el presente y visualizar con claridad el futuro.

Este año también aprendí a sacrificar tiempo y esfuerzo en pro de mis sueños, trabajar en lo que no te gusta por poder hacer después lo que sí te llena como profesional, al final todo se trata de ver siempre el lado bueno de las cosas.

Despido este año con satisfacción, entendiendo que el tiempo siempre te da la oportunidad de enmendar los errores.

A nivel profesional aprendí a ser estratégico y pude ayudar a otros profesionales a lograr sus objetivos, fuí consultor, aprendí técnicas para organizar mejor mi tiempo, rediseñé mi web, conocí gente espléndida y sobre todo fui mucho más feliz que en el 2015.

Por todo esto doy por superada la etapa llamada 2016 y esperando con brazos abiertos y orgullosa sonrisa al nuevo año, a la nueva etapa llamada 2017.